Archivo de la categoría: Nuestras próximas rutas

Rutas inéditas viaja a las fiestas del solsticio de verano en Soria

Después de pasarnos unas cuantas sesiones del curso de rutas inéditas tras las huellas del poeta Antonio Machado por esta ciudad castellana (véase la entrada “los libros que nos inspiraron una ruta (I). Campos de Castilla”), de invitar a la etnógrafa griega Miranda Terzopoulou para que nos hablara de los ritos de paso del fuego en Grecia  y España (véase la entrada ¨Sacerdotisas del sol… ¨). Después de saber que el topónimo Soria guarda relación con el culto solar, y que en una pequeña población del norte de la provincia se conserva una de los dos únicas manifestaciones de este ritual en Europa (la otra se conserva en Langadá en el norte de Grecia), no hemos podido resistir la tentación de presentarnos allí del 21 al 27 de junio para presenciar esta extraña costumbre que han venido a estudiar antropólogos y etnógrafos de todo el mundo.

Nacimiento del RIO NERVION

Desde Bilbao, donde llegaremos a una hora tan intempestiva como las 7:00 de la mañana del sábado 21 de junio en vuelo nocturno procedente de Atenas, cogeremos carretera secundaria y manta y haremos nuestro primer alto en el camino en la zona limítrofe entre las Merindades de Burgos y la provincia de Álava, para disfrutar de un monumento natural que corta la respiración: el nacimiento del río Nervión. Ese río que madurará y cambiará de sexo en pocos kms. pasando de río a ría con la ciudad de Bilbao como testigo, sin saber que al poco le espera el mar, que es el morir, como le gustaba decir al poeta.

 

De aquí a Soria no hay mucho trecho pero antes tenemos que atravesar la peligrosa tierra riojana. Nosotros no seremos como Ulises, no nos haremos atar al palo mayor de la nave para no sucumbir a los cantos de sirena de los vinos riojanos. Caeremos con mucho gusto en la tentación y nos meteremos de lleno en un par de bodegas. Una de las grandes: Viña Tondonia, en Haro y otra más familiar: Viña Berneda, en Uruñuela. Intentaremos salir de pie y con mucho sigilo, porque en la Rioja las sirenas llevan tricornio y te esperan agazapadas en cualquier recodo del camino.

Poco a poco nos iremos aproximando a nuestro primer destino: Fuentes de Magaña, en plena Celtiberia soriana, una tierra donde el toro y el fuego siguen siendo símbolos casi sagrados. Allí plantaremos nuestros reales la espera de que ocurra la apoteosis del fuego, en plena medianoche del 23 de junio, muy cerquita de aquí, en un pueblo llamado San Pedro Manrique.

Y puesto que el fuego es el protagonista de esta fiesta, no perderemos la ocasión de quedarnos a presenciar el ritual del día siguiente, en el que tres jovencitas del lugar se convertirán durante algunas horas en sacerdotisas del sol, y procesionarán por el pueblo vestidas de gala con un pesado cesto en la cabeza, donde portarán, como forma de acción de gracias, el atributo sagrado de la diosa Ceres: el pan.

Pero el fuego no nos abandona porque de San Pedro Manrique nos vamos a Soria para presenciar las fiestas de San Juan, donde en los próximos días, doce cuadrillas al mando de doce jurados toman el mando transitorio de la ciudad, que ya en tiempos antiguos fuera gobernada por doce linajes.

SacaY como Soria le tiene cogido el gusto al mágico número 12, el 26 por la mañana nos levantaremos temprano para irnos con las doce cuadrillas  a presenciar ¨la Saca¨ donde, como no podía ser de otra manera, DOCE toros, serán liberados en el monte de Valonsadero.
Mientras tanto toda Soria bailará y festejará la suelta del dios-toro, en el mismo lugar en cuyas rocas, según el polémico y soriano de adopción Fernando sánchez Dragó dice en su libro Gárgoris y Habidis: una historia mágica de España, fue grabada esta misma escena que presenciamos hoy día, por los sorianos que vivieron aquí hace 3000 años.

Y Aunque las calles de Soria ardan de fiesta, nosotros nos apartaremos del bullicio por unas horas para encontrarnos con nuestro poeta, al que tantos ratos hemos dedicado, con quien nos daremos ese paseo tantas veces soñado en el aula, esta vez real, siguiendo el curso del Duero hasta San Saturio. Abriremos su Campos de Castilla e iremos poco a poco sintiendo su presencia, pues en este paisaje se dejó el alma, y a través del viento nos llegará su voz, que nos dirá seguramente, que habríamos hecho mejor en traernos el Juan de Mairena, que es el libro para los tiempos que corren.  Untitled-2

Nos iremos de Soria siguiendo el curso del Duero pero no sin ver antes la Capilla Sixtina de Castilla, como denomina José Jiménez Lozano en su Guía espiritual de Castilla a la iglesia de San Baudelio de Berlanga. Una pequeña maravilla, un monumento erigido a la sed espiritual en plena sequedad del páramo soriano.

Pero una cosa es soñar el viaje y otra cosa vivirlo, porque el camino tiene muchas encrucijadas y uno nunca sabe qué se le puede presentar. En cualquier caso os contaremos con detalle todo lo que ocurra.

Hasta la vuelta.

 

 

 

 

 

 

 

Anuncios