Carlos Valle, el último pastor de Valdivielso.

Carlos Valle

Este pastor burgalés hace ya tiempo que sabe, que ese lugar musgoso e inerte que es el páramo de la Hoz, atrae a ciertas almas que lo cruzan en busca de respuestas. Soledad, libertad, vacío. Tres palabras que juntas producen tanto vértigo como el paisaje que estoy mirando.

Como buen pastor que es, no hay alma ni oveja que se le pierda en el páramo. Así fue como me encontró,  rescatándome de estos pensamientos, en una tarde fría del mes de julio de 2012, mientras las nubes corrían por el cielo como sólo lo hacen por estos parajes de Castilla.

A sus 45 años Carlos destila todo el saber cazurro de un viejo castellano de los de antes. Posee esa rara inteligencia de los que andan todo el día perdidos en la soledad del monte y han desarrollado, casi por puro aburrimiento, una magnífica capacidad de observación. Una inteligencia con aristas, esculpida a golpe de viento, hielo y horizonte donde no hay lugar para lo superfluo.-¨las ovejas predicen el tiempo con dos días de antelación, si van por los altos, buen tiempo, si van por bajo, nieve¨-, me dice. 

Si Carlos te enseña una flor no es precisamente para que admires su belleza sino para que sepas que si te encuentras en el páramo sin nada que echarte a la boca, sus pétalos te calman el hambre

Si Carlos te enseña una flor no es precisamente para que admires su belleza sino para que sepas que si te encuentras en el páramo sin nada que echarte a la boca, sus pétalos te calmarán el hambre

En nuestros encuentros hemos hablado de muchas cosas: del duro oficio de pastor sobre el que bromea canturreando: -¨si las piedras fueran pan y la niebla fuera vino, el oficio de pastor sería divino¨,¨cosas buenas tiene pocas, es un oficio muy vocacional. Lo mejor, la tranquilidad y el aire que respiras¨. 

Del carácter de las ovejas-¨las ovejas ya no son lo que eran. Yo creo que las ha cambiado la contaminación¨-, y seguramente no le faltará razón porque esas nubes que viajan rápidas, llevan una carga química procedente de las áreas industriales del norte. Hablamos también de su desvelo por ellas, a quienes conoce a la perfección de un rebaño de más de 900, -¨sácame un cordero del rebaño y te digo quién es la madre¨. ” el buen ganadero tiene que echar de comer a la carne, no al hueso”, me dice para explicarme que hay que cuidar a las ovejas y no dejar que adelgacen. 

 De su padre, pastor antes que él, a quien venera como la memoria viva de estos montes -¨el oficio de pastor lo heredé de mi padre, he tenido esa suerte. De él lo aprendí todo pero ahora soy yo quien le saca los defectos a él¨-.

Respeto a la sabiduría de los mayores, amor por la tierra y el entorno, conocimiento del medio y el valor del trabajo para la comunidad, cosas olvidadas que recuerdo haber oído cuando era niño. Hablamos del amor por su pueblo,  su valle…”soy un hombre feliz”- me dijo. Una frase tan rotunda que no tuve comentario que oponerle. Como tampoco a esta: “A mí no me interesan las vacaciones“.  Quizá porque intuya que eso de las vacaciones no es más que una ilusión momentánea de libertad para ir soportando la fealdad de la vida que nos hemos impuesto a cambio de un poco de bienestar.

Como el águila, el lobo y el enebro, vive en su centro, pegado al paisaje, formando parte de él. Es por eso por lo que no necesita irse. Ni volver. Y así, sin hacer el menor esfuerzo por salir a ver el mundo, el mundo ha venido a verlo a él. No se acuerda de cuánta gente ha visto pasar por el páramo: “Alemanes, yo para mí que parecían rusos pero no los entendía. Ingleses… uno que se encontró mi padre, que venía de Castellón en burro haciendo el Camino de Santiago..

Por eso comenzamos nuestra andadura por las Merindades con Carlos, Carlitos, el último pastor de Valdivielso, que, un año después de aquel encuentro casual en el páramo de la Hoz, consiguió que un grupo de 45 griegos fuéramos a conocer su lugar en el mundo. Un mundo que cabe en un pequeño valle entre montañas al norte de la provincia de Burgos.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s